Zona de frenado de emergencia

La señal indica la situación de una zona de escape de la calzada, acondicionada para que un vehículo pueda ser detenido en caso de fallo de su sistema de frenado.

El aumento considerable del tonelaje de los camiones y de la potencia de sus motores, hace que el descenso de un gigante de varias toneladas por una pendiente larga y pronunciada pueda fatigar su sistema principal de frenado, por el abuso del mismo, hasta anularlo.

En estos casos, la única escapatoria segura está en alguno de los lechos de frenado que actualmente existen en nuestros puertos (una especie de cuna de grava donde recostar un peligro de tanto peso) :

  1. Aplique las últimas reservas del freno de servicio con frenadas intensas y cortas.
  2. Procure enderezar el vehículo para que no se produzca el "efecto tijera".
  3. Entre en la pista de frenado sujetando firmemente el volante.
Lo más probable es que el vehículo se detenga antes de llegar al caballón de árido situado al final de la pista en carretera (se ha comprobado que las magnitudes de deceleración son inferiores a las de un frenazo brusco). El susto habrá terminado; sólo necesitará una grúa para sacar el camión.

En líneas generales, el prototipo de pista de frenado es el de una cuna de alrededor de 100 metros de longitud y entre 4 y 5 de anchura, con una profundidad de 30-45 centímetros, rellena de gravilla rodada, flanqueada en un lateral por una barrera de hormigón y al fondo por un caballón (barrera) de árido. Por otro lado, la pista está separada de la carretera, de manera que los vehículos entren en línea recta, y la profundidad del foso aumenta progresivamente para conseguir una transición de deceleración sin grandes brusquedades.